¿Tu sofá necesita un cambio de imagen? La solución es una funda de sofá chaise longue casera. Desde Kibuc te enseñamos cómo hacer una funda de sofá original con nuestras ideas de bricolaje.

Ideas creativas para hacer una funda de sofá chaise longue

Café, vino, chocolate, rotuladores, pinturas de cera: seguro que falta alguien en la lista de archienemigos de tu sofá… claro, ¡cómo olvidar al gato, que lo confundió con un afilador de uñas colocado allí, en medio del salón, especialmente para él! Aunque es una pena tener que cubrir la chaise longue ocultando la belleza de su tejido, generalmente es la única solución posible para protegerla de las numerosas agresiones a las que se ve sometida cada día. Míralo por el lado bueno: con una funda tus asientos se mantendrán intactos durante más tiempo y podrás cambiar su aspecto siempre que quieras.

Sin embargo, para renovar tu sofá periódicamente, deberías tener al menos dos fundas para alternar: el problema para la mayoría suele ser que las que se encuentran en las tiendas suelen ser muy kitsch y, además, ¡costosas! No te preocupes, en estos casos la solución es el bricolaje. A continuación te explicamos cómo hacer una funda de sofá chaise longue con tus propias manos, tu imaginación y, por supuesto, nuestros valiosos consejos.

Cómo hacer una funda para chaise longue paso a paso

Si estás familiarizado con la aguja y el hilo y tienes suficiente tiempo libre, puedes hacer una funda de sofá casera alternativa y original, una especie de «capucha» con la que proteger la mayor parte de su superficie.

Toma las medidas

Para empezar, debes tomar las medidas de tu sofá, dejando los cojines en su sitio: para coser el rectángulo más grande, debes medir la longitud y la anchura del respaldo y del asiento de una sola vez, es decir, empezando por el respaldo del sofá (la parte que va contra la pared) hasta la parte de debajo del asiento (la parte que llega al suelo). Para coser los reposabrazos, mide la longitud y la anchura de los laterales del sofá, desde el suelo hasta el punto en que el o los reposabrazos se unen al asiento, por debajo de los cojines. 

Elige la tela

Una vez terminada la tarea más tediosa, ahora puedes divertirte eligiendo la tela para tu personalizadísima funda de sofá. En las tiendas de telas o en el mercado se pueden encontrar retales de tela de todo tipo, ideales para revestir el mobiliario. Para una funda de sofá para las 4 estaciones, puedes optar por fibras naturales más gruesas y robustas, como el lino, el cáñamo o el algodón crudo; en cambio, para una funda elegante que se pueda lucir en presencia de los invitados, puedes elegir un tejido de brocado o de damasco.

En cuanto a la elección de los colores y los motivos, todo depende de tu estilo personal y del de tu salón. Los motivos coloridos, geométricos o naíf son ideales para dar un toque de alegría a una habitación esencial. Los colores neutros, como el marfil, el habano, el gris o sus tonos, se adaptan a un salón moderno y sobrio; los colores cálidos, como el naranja o el rojo, animan, los colores fríos relajan y los motivos florales son perfectos para un salón de estilo inglés, ¡muy country chic!  

Cose la funda de tu chaise longue

Una vez elegida la tela que te conviene, puedes ponerte a trabajar con aguja, hilo y máquina de coser. Una vez cortados los rectángulos, que recubrirán la chaise longue, a la medida adecuada, únicamente quedará que coser los dobladillos. Para dar movimiento a tu funda, añade cenefas de contraste o tono sobre tono: si has elegido un tejido estampado, puedes crear una cenefa lisa; si el tejido es monocromo, una de un tono más claro o más oscuro dará un toque de elegancia al conjunto.